Síntomas y tratamiento del quiste dental

quiste-dental

Si de repente detectas que tu encía se inflama en determinada zona, y que comienza a formarse una pequeña fístula por encima del diente, podemos estar hablando de un quiste dental o odontogénico. Este se caracteriza además por ser semiblando y escamoso al tacto.

Los quistes dentales son consecuencia de una infección que se ha producido en el diente o en un hueso adyacente. Una caries o un golpe en el diente puede originarla, y si bien es un tipo de patología benigna y común, fácil de tratar, es normal alarmarse un poco ante su aparición.

Lo importante es diagnosticarlo y tratarlo a en el momento para evitar problemas bucodentales mayores que pueden comprometer la salud del hueso o de los dientes más cercanos.

Síntomas de los quistes dentales

La encía comienza a presentar dolor e inflamación localizada y pueden aparecer llagas en la zona. Se produce una reabsorción de las raíces próximas al quiste dental. Puede aparecer una protuberancia semiblanda en la encía cuyo interior está formado por pus. Es común, también, sufrir de sensibilidad en los labios.

En los casos más avanzados el crecimiento del quiste puede provocar desplazamiento de una o más piezas dentales.

Existen 3 tipos de quistes dentales

Los más frecuentes son los quistes radiculares que se encuentran en la punta de la raíz del diente y son provocados por caries que afectan al nervio dental. Los quistes laterales aparecen al costado del diente y son causados por enfermedades periodontales. Finalmente, tenemos los quistes residuales que suelen aparecer cuando se realiza la extracción de un diente y no se retira correctamente el tejido infectado.

Diagnóstico y tratamiento

Ante la presencia de los síntomas antes descritos, se debe recurrir a un profesional de la salud dental para que determine cuál es el diagnóstico correcto. Generalmente los quistes dentales se observan a través de una radiografía panorámica o una radiografía 3D que es mucho más precisa y exacta.

Estos estudios determinarán el tamaño del quiste, su origen, la posición, el estado del diente y de la encía y cómo afecta a los dientes cercanos a él. En base a esto se puede establecer la manera de extirpar el quiste que será diferente en cada caso.

El tratamiento suele comenzar con una endodoncia o tratamiento de conducto puesto que es el nervio dental el que está dañado. Posteriormente se procede a extirpar el quiste. La primera opción siempre es extirparlo sin tener que extraer ningún diente, aunque en algunos casos, el daño provocado por el quiste lo hace inevitable.

Posteriormente el cirujano debe evaluar si es necesario realizar algo más de forma complementaria como una obturación retrógrada para obtener un sellado del diente y evitar la recidiva del quiste o una reconstrucción mediante hueso heterólogo (hueso artificial) o del propio de paciente o una reconstrucción de encía y partes blandas.

¿Puedo prevenir los quistes dentales?

Como su origen es un proceso infeccioso, la mejor manera de prevenir estos quistes es llevando una correcta higiene bucodental y no dudar en visitar al odontólogo en caso de detectar una caries o problemas de gingivitis o dolor o hinchazón en la encía.

 

4.5/5 - (2 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.